IBAN BIC significado y càlculo

¡Seamos claros!

Si la mayor parte de nosotros no es capaz de recordar su número de cuenta nacional, tenemos claro que la mayor parte de nosotros no podremos recordar cualquiera de esas cifras.

Esto se agravará con todo aquello que concierne a los famosos números IBAN y BIC que son, sin embargo, necesarios para realizar cualquier pago en el extranjero.

De hecho, ¿qué significan esos códigos?

IBAN

El número IBAN (International Bank Account Number) es un número de cuenta bancario. Éste ha reemplazado al antiguo número de cuenta nacional.

Este número contiene al principio dos letras que corresponden al código (ISO) del país de origen de la cuenta (por ejemplo: FR para una cuenta francesa, LU luxemburguesa, DE alemana o BE para una belga), seguidas justo después de dos cifras, y finalmente de las cifras del número de cuenta nacional.

El número de caracteres de un número IBAN varía según el país (2 letras + 2 cifras + el antiguo número de cuenta). Aun así, Nene un máximo de 34 caracteres.

BIC

El número BIC (Business IdenNfier Code) identifica al banco.

El número BIC se compone de 8 u 11 caracteres y se compone de un código bancario (4 caracteres), de un código (ISO) de país (2 letras), y de un código del lugar (2 caracteres). Así mismo este número puede ser completado por algunos bancos con un código de agencia (3 caracteres)

La combinación de esos dos códigos contribuye a la homogenización de las operaciones bancarias europeas, a su seguridad y a su rapidez.

A señalar:

A partir del 1 de febrero de 2014, el BIC no se debe mencionar en los pagos nacionales, y después del 1 de febrero de 2016, este código no se debe indicar en ningún pago europeo.

¿Es posible la conversión del número de cuenta?

Se puede convertir un número de cuenta nacional en un IBAN y un código BIC a parNr del siguiente conversor: www.iban-bic.com. Este conversor le permitirá acceder a los códigos de muchos países europeos.

La SEPA (Single Euro Payments Area) es el espacio único de pagos en euro que cubre a los estados miembros de la Unión Europea, Suiza, Liechtenstein, Mónaco, Noruega e Islandia, con el fin de permitir una ejecución más fácil y más eficaz de pagos entre estos países gracias, en su mayor parte, a instrumentos de pago idénticos: tarjetas, transferencias y domiciliaciones.

Sea cual sea el país donde vivamos, ya no hay diferencia: Todos los pagos son “pagos internos” en Europa

A señalar:

La SEPA solo afecta a pagos realizados en euro (EUR)

 

Manuel Gutiérrez Ruiz

Expert-comptable, associé Cabinet Gutierrez Breesch