Crónica de un becario en CGB

Crónica de un becario, la primera…

Estamos en febrero de 2016, todos los despachos contables luxemburgueses están de vacaciones. El carnaval ya está aquí y ¡es sagrado!

¿Todos? ¡No!

Una pequeña asesoría luxemburguesa ocupada por inflexibles contables aún resiste, ¡y resistirá!

La vida no es fácil para los contables y asesores de FIDULUX, DGLUX y J’MLELUX.

He aquí la historia de un humilde becario que entra en la empresa familiar.

Seguro de sí mismo, maletín “cuidadosamente” ordenado (¡para un estudiante!), sonrisa en los labios… es el modelo perfecto de becario en contabilidad seguro de sí mismo y de su futuro.

Se instala en su despacho, lee y responde a sus emails, ordena el correo… El teléfono suena una, dos, tres veces…

Responde:

– “¡Sí, jefe!”

  • “No te has olvidado de qué día es…”

  • “Ehh…” (mira su calendario). “Estamos a uno de febrero”.

  • “¡Es lunes!” Exclama el jefe.

  • “Sí”, responde él con convicción.

  • “Espero tu informe. ¡Todo a su hora!”

  • “Sí, está preparado”. Responde él con el orgullo más grande del mundo.

¡Ostras! ¡He perdido el informe… y es el primero!

¡Respira! ¿Cómo empezaba eso?

¡Asterix!

En resumen, un día al mes durante algunos minutos, os invito a entrar en mi vida de becario en el despacho.

¿Qué días?

El primer lunes de cada mes.

En la próxima.

Mi vida de estudiante/becario en contabilidad, mis deseos, mis sueños, mis fotos, mis decepciones y mis impresiones.

¡Digno de una película de Hollywood! (O quizá no…)

Y todo gratuito. Mejor que el cine ¿no?

¡Sobre esto, ya los lo diré dentro de un mes!

Fdo. “El becario”

 

 

Manuel Gutiérrez Ruiz

Expert-comptable, associé Cabinet Gutierrez Breesch